Capítulo XXX

Capítulo 30. Teorema de Ferraris.

 Ferraris

Roberto le contó a su compañero de piso toda la historia que os he estado narrando, pero con mucha menos gracia que un servidor, obviamente. Le explicó todo el rollo del virus zombi, los americanos, cómo dio la vida por sus compañeros y lo de los viajes en el tiempo. La cara de Juan mientras su colega le contaba todo esto iba cambiando entre la curiosidad, la sorpresa, y finalmente la incredulidad.

–No está mal la historia, quizás te dé para escribirla en un blog… Aunque le faltan más aliens.

346793

–Joder, Juan, te estoy diciendo la verdad.

–Pues demuéstralo. ¿Puedes predecir el futuro a lo Sandro Rey?

–Ehhhmmm, no se… ¡Ah, sí! El equipo de futbol de Castellón subirá a primera división este año.

–Tienes que dejarte los porros colega, te están jodiendo las neuronas. Eso ocurrió la semana pasada. No es el futuro lo que ves, es el pasado.

 –Joder, tienes razón… pero escucha esto: “Para un conjunto de bobinas separadas de forma equidistante y por las que circulan unas corrientes senoidales desfasadas en el tiempo se crea un campo magnético senoidal que se desplaza en el espacio con una frecuencia igual a la de la corriente que circula por las bobinas”

–¿Pero qué coño? ¿Eso no es el teorema de Ferraris?

–Exacto. Lo aprendí mientras estudiaba electrotecnia para construir la máquina del tiempo.

Juan permaneció pensativo unos segundos, sorprendido de los conocimientos adquiridos por su compañero. ¿Y si era verdad lo que le estaba contando Roberto?

–Me estas troleando, cabrón. Te has aprendido el teorema de carrerilla solamente para hacerme creer lo de tu historieta zombi. No te lo voy a negar, casi cuela.

La frustración empezaba a hacer aumentar el volumen de las gónadas de Roberto. Debía encontrar algo que convenciese a Juan de que su historia era cierta, de que no se estaba inventando nada. Intentaba recordar otras cosas habían sucedido la semana antes del virus pero no podía recordar nada relevante. Hasta que por fin recordó algo que solo alguien del futuro podía conocer.

–Recuerdo que justo antes de freírnos el cráneo en el microondas confesaste algo. Confesaste haberte liado con mi hermana.

Esta frase hizo cambiar el rostro de Juan totalmente llenándolo de sorpresa y estupor. Quizás finalmente lograría hacerle creer.

–Joder Roberto, lo que acabas de decir me… me deja a cuadros. Tienes razón, me lie una vez con tu hermana en las fiestas de tu pueblo. Fue hace unos diez años. Recuerdo que aquella noche fuimos a aquel almacén donde se reunían los colegas de tu hermana. Yo iba bastante pedo, tío, no sabía lo que hacía. Pero es que tu hermana iba más pedo todavía. Se abalanzó sobre mí, comenzó a comerme la boca, y unos minutos después empezó a echar la pota y se durmió sobre mi hombro en aquel mugriento sofá.

–No tienes que excusarte, mi hermana tenía 16 años en aquel entonces, ya era mayorcita.

–Lo que me obliga a creerte es que no le he contado esto a nadie. Nunca. Y al preguntarle a tu hermana al día siguiente de aquello me dijo que no recordaba nada de lo sucedido… –Juan se quedó mirando a su amigo a los ojos unos instantes hasta que finalmente sentenció.– Vienes del futuro. Del puto futuro.

–Así es, y no vengo a venderte lejía.

neutrex-futura

–Jaja, menos mal.

–Tengo que evitar el brote zombi, eliminando los restos del virus que aparecerán en el instituto CHEVIRAL exactamente quince días después de que el Castellón suba a primera. Esto nos da diez días de margen para trazar un plan y…

–¿Cómo que diez días? Lo del Castellón fue hace… doce días. Te quedan solo tres días, gilipollas.

–¿Hace doce días? ¿Cómo es posible? Los cálculos que realizamos para conocer el día en el que estábamos eran muy precisos. Bea contó los días que tenía que retroceder la máquina para llegar a esta fecha teniendo aún cierto margen de maniobra… Yo mismo repasé los cálculos y no había el más mínimo error. Pudimos concretar los tiempos de los viajes en el tiempo anteriores con precisión de un minuto. Es imposible que algo se nos pasase por alto.

simps

–Joder, ¿tuvisteis en cuenta los años bisiestos?

–Me cago en la puta, no, no tuvimos en cuenta los malditos años bisiestos…

–Entonces debemos ponernos en marcha cuanto antes.

–Así es, hay que darse prisa. Necesitamos un plan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s